RSS

Archivo de la etiqueta: origen

Reflexión: ser humano, ser social

Para algunos quizás será una tontería, algo sin importancia, o quizás piensen que no se dá siempre. Pero me he dado cuenta de algo que refuerza la teoría filosófica de que el ser humano, es por naturaleza un ser social.
Y es que cuando una persona descubre o aprende algo nuevo, desde lo más insignificante hasta lo más grande, ya sea que alguien aprende a decir algo (aunque sea una palabra) en otro idioma, o incluso cualquier noticia sobre algo, esta persona siente normalmente la necesidad de contárselo a alguien (aunque también sabemos que hay personas que sienten esta necesidad más que otras, pero lo que no se puede negar, es que alguna persona no haya sentido esto alguna vez).
En este punto, se debe diferenciar que la persona siente la necesidad de contar algo a alguien, cualquier cosa que haya aprendido nueva, pero eso sí, no siempre es a cualquier persona. A veces, la persona a la que se le cuenta dicha cosa, depende de aquello que se ha aprendido. Si por ejemplo se ha aprendido una palabra nueva en otro idioma como hemos mencionado antes, seguramente dará igual la persona a la que se lo contemos, a no ser que dicha información esté relacionada tal vez con algún otro dato de interés que no queremos que cierta persona descubra.

O también en el caso de aprender una palabra nueva, un chiste, lo que sea, aunque sea en nuestro mismo idioma, la persona a veces siente la necesidad enseñársela a los demás, como de mostrar lo que que ha aprendido.

Esto se puede observar día a día, incluso más a menudo de lo que nos damos cuenta, con cualquier tipo de información por insignificante que pueda parecer. Y si seguimos indagando, aunque nos desviemos un poco del tema, podemos llegar al origen de algo que está en todas partes, en mayor o menor grado dependiendo de algunos factores externos,  de algo que está a la orden del día: el cotilleo (aunque otra de las razones del origen del cotilleo es también la de defenderse contra otros miembros de una sociedad, pero ese es otro tema).

¿Cómo se originó el cotilleo? Ya lo decían los antiguos filósofos: “el ser humano es un ser social por naturaleza”, es decir, siente la necesidad de comunicarse. Y si no, fijaos por ejemplo cuando entran dos desconocidos en un ascensor; no hablan de nada, pero si se alarga el tiempo en el que están en ese ascensor,  con mucha probabilidad alguno sacará algún tema de conversación, y no es porque a alguno le interese la vida del otro, sino porque siente esa necesidad de comunicarse con alguien.

Si tenemos en cuenta esto, y añadimos el hecho de que una persona (A) haya estado hablando con otra (B) sobre algo que le parezca interesante, y más tarde A, se encuentre con C, probablemente A sentirá la necesidad en algún momento de contarle aquello que aprendió de B. Y esto, en mayor o menor medida, es un cotilleo.

PD: Siento haberme desviado del tema un poco, pero tenía la necesidad de contarlo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 13 enero, 2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: ,

¿Cuál es el origen de la llamada de socorro “mayday”?

Esta llamada de socorro fue creada por el oficial de radio del aeropuerto de Londres Frederick Stanley Mockford en 1923, quien recibió como encargo encontrar una palabra que indicara socorro y fuera fácil de entender por pilotos y personal de distintos ámbitos en una emergencia. En aquella época gran parte del tráfico estaba entre Croydon y el aeropuerto de Le Bourget (París), por eso Mockford propuso la palabra “mayday”.

¿Seguimos sin verle mucha lógica?

Bien, resulta que “mayday” proviene del francés “m’aidez“, y aunque no es gramaticalmente correcto (la forma correcta sería “aidez moi” o “venez m’aider“), significa “ayudadme”, y es una representación fonética inglesa de “m’aidez“.

Hoy día, sabemos que es un código de emergencia reconocido y utilizado internacionalmente como llamada de auxilio en muchos y distintos ámbitos.
Además, debemos saber, que esta llamada de auxilio hecha tres veces (mayday, mayday, mayday) significa peligro inminente. Y el artículo 32 del Reglamente de Radiocomunicaciones de la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) dice en todos los idiomas que “mayday” se debe pronunciar como la expresión francesa “m’aider“, que en español sería algo así como “medé”.

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 agosto, 2011 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , ,

¿Cuál es el origen de la arroba (@)?

Hace unos días cuando escribía un correo electrónico a un amigo y tecleaba el mail de destino me surgió una pregunta que me hizo darle muchas vueltas al asunto. Ese extraño símbolo que identificamos universalmente con el correo web, la arroba (@), ¿de dónde viene? Es decir, ¿cómo surgió? ¿es un “invento” nuevo? De no ser así, ¿ha tenido siempre el mismo uso?

Aunque hoy día usemos la arroba para separar en una dirección de correo el nombre de usuario del servidor o para no entrar en una “guerra de sexos”, éste símbolo en su origen fue una popular medida de peso y volumen que tuvo su despertar en la Andalucía previa al siglo XVI. Además la palabra “arroba proviene del árabe (“ar-roub” o “ar-ruba”), y significa cuarta parte.

Para entender esto, debemos saber que otra unidad de peso entonces era el quintal, que se dividía en libras.
Por lo tanto, una arroba equivaldría a la cuarta parte de un quintal, que sserían 25 libras (11,5 – 12,5 kg) en aquella época.

@ en la taula de Ariza, de 1448

Y a pesar de que muchos adjudican el origen de este símbolo al siglo XV después de que el  periódico británico “The Guardian” y el “New York Times” publicaran que unos investigadores italianos habían encontrado la primera representación escrita de este símbolo en una carta enviada por un mercader italiano en el año 1536, desde Sevilla a Roma (según parece en la carta se describe la llegada de tres barcos cargados con tesoros provenientes de América) recientemente se han encontrado  (gracias al historiador aragonés Jorge Romance) registros más antiguos que contienen la @ como por ejemplo el “registro de la taula de Ariza”, de 1448, donde se encontraba el símbolo en una entrada de trigo en el Reino de Aragón desde Castilla a parte de muchos más registros y escritos del “Archivo del Reino” (actualmente en el Archivo Provincial de Zaragoza).

Sería en 1971 cuando uno de los padres de Internet, Ray Tomlinson buscando un símbolo para separar el nombre de la persona del lugar donde estaba, se decidió por la @, incluida en algunas máquinas de escribir por su uso comercial.
Y fue él mismo quien envió el primer mail usando la @ desde su computadora a otra, quedando tomlinson@bbn-tenexa como la primera dirección electrónica de la historia.

He de resaltar que también he topado con otras fuentes que sugerían que la @, por ahorro en el lenguaje, en latín sería la contracción de la preposición “ad” que significa “para”, usándose en el correo por ejemplo.

¿Pero quién sabe realmente el origen de cualquier cosa? Por ello personalmente pienso que las dos sugerencias son acertadas, porque como todos sabemos el lenguaje es algo que evoluciona y por ahora no hay razón para negar esta segunda hipótesis. También pienso que cuando decimos “el origen de tal cosa está en tal circunstancia o en tal siglo” deberíamos decir mejor de momento el origen de tal cosa…” Porque en la historia hay ya de por sí muchas cosas ocultas y vamos dando palos de ciego aunque creamos que tenemos todas las pruebas, y lo peor es que a veces, aun saliendo nuevas pruebas que demuestren otra cosa distinta de lo que se creía, incluso los expertos tratan de rechazarla solo por no tener que quitar su nombre de un libro de historia o del nombre de cualquier cosa y prefieren la egolatría al conocimiento universal, quizá provocado todo esto por una sociedad capitalista en la que vivimos y que alimenta a sus hombres con el veneno de la avaricia, pero ese es otro tema…

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 agosto, 2011 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , ,

El origen de los “jeans” y de su nombre.

Los pantalones vaqueros o “jeans” son los archiconocidos pantalones hechos con un tejido de algodón bastante resistente llamado mezclilla o denim.

Aunque se desarrollaron en EEUU en 1872 por Levi Straus, lo cierto es que surgieron en Génova (Italia) ya en el siglo XV.
Se fabricaron para la armada genovesa ya que necesitaban un pantalón resistente para los marineros. Más tarde los genoveses se encargarían de teñir la tela en el característico azul índigo (procedente de la India).
Los ingleses se referían a la producción textil de esta ciudad como “Serge de Nimes” (paño de Nimes), de donde derivaría el término “denim”, utilizado hoy para referirse al tejido de los famosos pantalones.

Levi Straus era un comerciante que vivía en San Francisco en plena época de la “fiebre del oro” de California (1848-1855). Pensó que donde había gente necesitarían ropa y que sobre todo donde había mineros necesitarían pantalones y trató de utilizar las lonas que usaban en la fabricación de tiendas de campaña para hacer ropas de trabajo para los mineros. Estas ropas debían ser más resistentes que las convencionales, más resistentes a las duras jornadas de trabajo de estos mineros, a la intemperie y al peso en los bolsillos del mineral que iban encontrando.

Pero esta tela no fue todo lo que él esperaba y optó por utilizar una tela muy resistente que usaban los marineros genoveses desde hacía ya 500 años para vestirse. Y ésta sí que le dio resultados (y vaya que si se los dio!). Los barcos ingleses que hacían escala en este puerto exportaron a todo el mundo el tejido, que paso a conocerse como “Blue de Genes” (azul de Génova), y “Genes” por la pronunciación anglófona derivó en “jeans” y todo esto acabó en una denominación que en los países anglófonos derivó al término “blue jeans”.

Más tarde, ya cerca de 1872, uno de los clientes de Levi Strauss, un sastre llamado Jacob Davis, cansado de comprar tela para remendar los pantalones rotos, se dio cuenta en que aún tenían un punto débil, las costuras. Así que pensó en reforzarlos con remaches de cobre en lugar de costuras en algunos puntos de especial tensión, como los extremos de los bolsillos o la base de la bragueta. Jacobs no tenía dinero para patentar la idea, así que propuso a Levi hacer negocios juntos. Levi aceptó y el 20 de mayo de 1873 recibieron la patente #139,121 de la Oficina de patentes y marcas estadounidenses y nació el jean tal y como lo conocemos. Aunque más tarde tuvieron que eliminar el remache de la base de la bragueta por lo que ocurría cuando algunos hombres con estos pantalones se sentaban durante largo rato a calentarse al calor de una buena hoguera…

A pesar de todo, el modelo 501 original de Levi’S ha continuado a través del tiempo casi intacto desde entonces, salvo pequeñas variaciones.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 agosto, 2011 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , ,