RSS

Reflexión: ser humano, ser social

13 Ene

Para algunos quizás será una tontería, algo sin importancia, o quizás piensen que no se dá siempre. Pero me he dado cuenta de algo que refuerza la teoría filosófica de que el ser humano, es por naturaleza un ser social.
Y es que cuando una persona descubre o aprende algo nuevo, desde lo más insignificante hasta lo más grande, ya sea que alguien aprende a decir algo (aunque sea una palabra) en otro idioma, o incluso cualquier noticia sobre algo, esta persona siente normalmente la necesidad de contárselo a alguien (aunque también sabemos que hay personas que sienten esta necesidad más que otras, pero lo que no se puede negar, es que alguna persona no haya sentido esto alguna vez).
En este punto, se debe diferenciar que la persona siente la necesidad de contar algo a alguien, cualquier cosa que haya aprendido nueva, pero eso sí, no siempre es a cualquier persona. A veces, la persona a la que se le cuenta dicha cosa, depende de aquello que se ha aprendido. Si por ejemplo se ha aprendido una palabra nueva en otro idioma como hemos mencionado antes, seguramente dará igual la persona a la que se lo contemos, a no ser que dicha información esté relacionada tal vez con algún otro dato de interés que no queremos que cierta persona descubra.

O también en el caso de aprender una palabra nueva, un chiste, lo que sea, aunque sea en nuestro mismo idioma, la persona a veces siente la necesidad enseñársela a los demás, como de mostrar lo que que ha aprendido.

Esto se puede observar día a día, incluso más a menudo de lo que nos damos cuenta, con cualquier tipo de información por insignificante que pueda parecer. Y si seguimos indagando, aunque nos desviemos un poco del tema, podemos llegar al origen de algo que está en todas partes, en mayor o menor grado dependiendo de algunos factores externos,  de algo que está a la orden del día: el cotilleo (aunque otra de las razones del origen del cotilleo es también la de defenderse contra otros miembros de una sociedad, pero ese es otro tema).

¿Cómo se originó el cotilleo? Ya lo decían los antiguos filósofos: “el ser humano es un ser social por naturaleza”, es decir, siente la necesidad de comunicarse. Y si no, fijaos por ejemplo cuando entran dos desconocidos en un ascensor; no hablan de nada, pero si se alarga el tiempo en el que están en ese ascensor,  con mucha probabilidad alguno sacará algún tema de conversación, y no es porque a alguno le interese la vida del otro, sino porque siente esa necesidad de comunicarse con alguien.

Si tenemos en cuenta esto, y añadimos el hecho de que una persona (A) haya estado hablando con otra (B) sobre algo que le parezca interesante, y más tarde A, se encuentre con C, probablemente A sentirá la necesidad en algún momento de contarle aquello que aprendió de B. Y esto, en mayor o menor medida, es un cotilleo.

PD: Siento haberme desviado del tema un poco, pero tenía la necesidad de contarlo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 13 enero, 2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: