RSS

Relojes de Arena (Microrrelato)

02 May

Tengo los ojos cerrados, pienso en cómo ha transcurrido el tiempo desde que tengo uso de razón. Me detengo reviviendo al detalle los mejores recuerdos, y rememoro aquellas emociones. Me veo gateando, tan pequeño, tan vulnerable… todo me fascina, o me da miedo, depende.
De repente he crecido, pero sigo siendo pequeño, y ya nada me llama la atención ni me preocupa… ¡pobre de mí, ignorante!, al menos sé que luego tendré ilusiones y sueños, metas en mi vida.
Todo ocurre a velocidad vertiginosa, pero no me doy cuenta, de hecho, vuelvo a crecer y no he aprovechado lo que tenía, además, ahora veo mis sueños cada vez más lejos pero ya no me molesto en perseguirlos, pienso: “ya vendrán si tienen que venir”, porque ahora los veo demasiado lejos de mi alcance.

¿Mi último recuerdo? Veo el sol alejarse en el horizonte, rozando con sus últimos rayos de luz mi anciana piel arrugada y desgastada por la vida, por sueños truncados, mientras pienso cómo fue mi juventud, en lo que pudo ser y no fue… ya no quiero seguir recordando.

Ahora abro los ojos, está oscuro… ¿dónde estoy? Intento moverme entre lo que parecen ser cuatro estrechas paredes de madera, pero floto hacia arriba y cuando miro a mis pies, veo mi nombre grabado en una triste losa de granito erosionada por el tiempo, mi verdugo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 2 mayo, 2011 en Uncategorized

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: